viernes, 28 de septiembre de 2018

CALENTAR, ¿POR QUÉ?

Porque no es bueno pasar del descanso a la actividad de forma brusca.
Debemos calentar de forma progresiva para que nuestro cuerpo se vaya acostumbrando a los movimientos y al esfuerzo.
El calentamiento consiste en un conjunto de ejercicios suaves que nos ayudan a prepararnos física y mentalmente para la actividad que nos proponemos hacer. Así podemos realizarla más adecuadamente.
Con el calentamiento, nuestros músculos y articulaciones entran en calor. Así evitamos que nos hagamos daño durante la actividad física. Además, nos prepara mentalmente para realizar la actividad de forma progresiva. También nuestros sistemas nervioso, cardiovascular y respiratorio responderán mejor por lo que obtendremos mejores resultados.
¿Cómo lo hacemos?
Tenemos que comenzar nuestro calentamiento con ejercicios o juegos de poca intensidad, como, por ejemplo, carreras suaves.
Después debemos movilizar poco a poco todas nuestras articulaciones. Es muy importante que lo hagamos sin forzar los movimientos y sin sentir dolor ni cansancio excesivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores